Homo quidam descendébat ab Ierúsalem in Iérico,
Et íncidit in latrónes: qui étiam despoliavérunt éum,
Et plágis impósitis abiérunt, sémivívo relícto.