La tarde arde,
sobre las terrazas;
sobre las sillas,
las mesas y los coches.

La tarde arde,
con sus ojos azules;
y las golondrinas
se alejan de aquí.

La tarde muerde
con sus dientes blancos;
y los lagartos son relojes de sol.

Piscinas vacías,
en las azoteas;
y helicópteros buscando mujeres desnudas.

Como dioses,
como dioses,
pequeños.

Como dioses,
como dioses,
jugando.

Como dioses;
como dioses.

La tarde cae,
con su estela de plata,
sobre ventanas de edificios sin alma.

Las flores duermen,
y el hielo se deshace;
los dioses vuelan en helicópteros pequeños.

Como dioses,
como dioses,
pequeños.

Como dioses,
como dioses,
jugando.

Como dioses;
como dioses.

Vídeo incorreto?