Prestame tu pala rosa
para enterrar en la tierra
mis antiguas añoranzas
y mis dolidas dolencias.

Si no tienes pala rosa
dame un poco de tu aliento
junta tu mano y la mia
y terminara el tormento.

De vivir entre penumbras
ocultandote el cariño
de ser libres como el viento
palbras del sentimiento.

Yo soy Juan el de la tierra
el que no se muere nunca
el de sangre araucana
que trabaja su mañana.

Vivo lejos de los malos
Y muy cerca de los buenos
el aceite y el vinagre
van directo pa'l infierno.

Porque no se juntan nunca
ni se toman de la mano
hace tiempo son difuntos
en la hoguera del villano.

Quiero ser como los peces
que andam libres por los mares
roquerios y arenales
son lugares principales.

Se juntan Juanes y Rosas
y se elevan en los cielos
laborando la esperanza
nunca pasan el desvelo.

Laborando la esperanza
nunca pasan el desvelo.

Vídeo incorreto?