Chaval se levanta como cada mañana.
Chaval se mira al espejo. Hay algo raro en su mirada.
Chaval, primera vez en mucho tiempo, que no desayunaba.
Chaval dice adiós a mamá como si ya fuera una extraña.

Chaval baja escaleras sin saber que hoy el destino mandaba.
Chaval sin culpa de nada, chaval, chaval solo estudiaba.
Chaval cruza la calle lleno de vida, no sabe que se le acababa.
Chaval solo quería y pensaba en casarse con chavala.

Pero subió al vagón de la desgracia,
en el que la vida se hizo falacia.

Un hombre hizo ese tren, otro lo destruyó.
El porqué, la razón la sabe solo dios.
¿Qué culpa tienen ellos de ese rencor?
Y de vivir aquí, ¿qué culpa tengo yo?

Chaval llega al andén de la estación junto a cientos de almas.
Chaval con el billete en mano, el que siempre le traía y llevaba,
pero el destino quiso esta mañana que chaval, que chaval no regresara.
Un cobarde puso la mochila mientras la muerte madrugaba.

Un hombre hizo ese tren, otro lo destruyó.
El porqué, la razón la sabe solo dios.
¿Qué culpa tienen ellos de ese rencor?
Y de vivir aquí, ¿qué culpa tengo yo?

Pero por desgracia hay quien no le importa chaval ni chavala.
Pero por desgracia hay quien no le importa nada.
Pero por desgracia hay quien portaba mochilas cargadas
de odio contra la raza humana, de rencor, de aprensión, de venganza.

Un hombre hizo ese tren, otro lo destruyó.
El porqué, la razón la sabe solo dios.
¿Qué culpa tienen ellos de ese rencor?
Y de vivir aquí, ¿qué culpa tengo yo?

¿Qué culpa tuvo él?
¿Qué culpa tengo yo?
¿Qué culpa tienes tú?
¿Qué culpa tienes?

Vídeo incorreto?