Se acaba de inventar una palabra
que no se ha de olvidar,
pues guarda soluciones inmediatas
por si el amor va mal.
Por favor, díganme cual es
a ver si puede ser
que me quieran mucho.
Es la mejor que puedes encontrar,
la fórmula eficaz
para estar muy juntos.

Arrumácate conmigo,
arrumácate, qué lindo.
A rrumácate, cariño.
Lo pido por favor,
me duele el corazón.
Arrumácate conmigo,
arrumácate, qué lindo.
Arrumácate, cariño.

Parece que es un poco complicada,
pero se queda bien.
Apenas unas veces pronunciada,
ya es fácil retener.
Por favor, díganme cual es
a ver si puede ser
que me quieran mucho.
Es la mejor que puedes encontrar,
la fórmula eficaz
para estar muy juntos.