Sentado desde mi rincón, te observo con mucha atención
Pensando como es que llegué, a amarte con tanta pasión
Te quise sin saber porque
No tuve ninguna razón
Tan sólo te entregué mi vida
Recuerdo que te vi.
Temblando me acerqué
Tu mano me rozó y me traicionó la piel
Y entonces comprendí que ya era tuyo
Te quiero ternura, te adoro dulzura, te quiero mi dueña, señora de mi corazón
Te quise desde ayer, desde siempre
Porque naciste de mis sueños, de los que fui creador y dueño
Y te entregué encadenado el corazón y
Quise detenerme en la locura de vivir
De vivir como se vive el último aliento
De beber en ti la última gota en la copa de tu vino
De robar la última estrella de la noche de tus sueños y ser el primer brote de tu gastada primavera
No entiendo como descubrí el puerto de tu corazón, las velas de mi mar también desechas por la decepción
Tu playa cobijó mi sed, tu espuma me bañó de amor, tu aliento me envolvió la piel con mil fragancias
Te quiero dormida, te quiero mi dueña, señora de mi corazón
Quise recorrer tu valle, como los ríos del deshielo, para fundir la nieve de tu estío y te amo, te amo mucho y te amé
Con tanta fuerza como puede amarte, como puede amarte este amor mío

Vídeo incorreto?